Programa asistió a más de 37500 micro y pequeños empresarios

A través de las políticas territoriales llevadas adelante por el Fondo de Desarrollo del Interior

Cuando el próximo 20 de febrero cierre una etapa de trabajo conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo, el programa de Microfinanzas habrá asistido a más de 37.500 micro y pequeños empresarios de todo el país, bien sea con capacitación, asesoramiento técnico o facilitándoles el acceso a productos financieros adecuados. Sin embargo, el reto no termina acá, y el APT está diseñando un nuevo enfoque de desarrollo económico local para seguir fortaleciendo a las personas emprendedoras y para potenciarlas como parte de cadenas de valor de inversiones mayores en los departamentos.

En Maldonado, además, se está trabajando en un piloto de sistema de compras estatales para que las micro y pequeñas empresas puedan acceder con más facilidad a prestar servicios y bienes en llamados y licitaciones públicas como estrategia para su fortalecimiento. El Intendente de Maldonado,

Óscar de los Santos, explicó que si bien “la idea no es que las Mypes sobrevivan sólo en base a compras departamentales y municipales, queremos que tengan mayores facilidades en el acceso a estas oportunidades de negocio.”

El Programa trabaja en clave de desarrollo local, en el entendido de que el trabajo de cercanía y la llegada de las políticas públicas a las pequeñas localidades son la base para lograrlo. En ese contexto, cada referente local y regional del Programa ha sido pieza fundamental en el trabajo codo a codo con los emprendedores durante estos ocho años. Sus relatos y experiencias son el mejor termómetro para entender la importancia y alcance del esfuerzo realizado en este sentido. 

Llegar a donde más cuesta 

Carlos Reyles es una pequeña localidad del departamento de Durazno, localizada a medio camino entre la capital departamental y la ciudad de Paso de los Toros. Los lugareños la definen como una “localidad satélite”, pues todo “pasa” muy cerca de allí pero nada se instala realmente en ella.

En este contexto, según relata la referente de Microfinanzas en la región centro-sur, Tania

Burjel, “cuando el Programa planteó la idea de trabajar en el fortalecimiento de emprendedores locales mediante capacitación y asesoramiento individual en el mismo lugar, en las casas o emprendimientos de cada uno/a, nos recibieron con mucho gusto”.

La primera actividad realizada fue un taller de generación de ideas con un enfoque de desarrollo local. “Este primer acercamiento sirvió para comprender el potencial y entusiasmo de los emprendedores de la localidad”, enfatiza Burjel.

A raíz de esto, y en el marco de un proyecto de apoyo a emprendimientos en pequeñas localidades, se decidió incorporar a Carlos Reyles como otra localidad en la cual trabajar.

“En un principio Carlos Reyles no estaba en el diseño del programa de capacitación integral del departamento, pero después de ese encuentro nos dimos cuenta de que había potencial y que, a pesar de estar cerca de la capital, era importante llegar a la localidad”, explicó la referente regional.

“Las inclemencias climáticas el día en que realizábamos el primer taller de sensibilización no consiguieron amedrentar a nadie, y nos reunimos con casi una docena de emprendedores con ganas de reflexionar sobre sus proyectos”, relata Burjel. “Una de ellas, Teresa, quedó enganchada con la propuesta y no deja de formarse para seguir mejorando. Tanto es así que ahora viaja semanalmente a Trinidad para profundizar en los conocimientos de gestión y emprendedurismo”.

Al oeste de Río Negro, en el Km. 109, está Grecco, un pequeño pueblo rodeado de explotación forestal. Sus apenas seiscientos habitantes viven gracias al trabajo de la industria maderera. No existen alternativas de empleabilidad real para sus mujeres, de ahí la importancia de empoderarlas para que con sus saberes generen y fortalezcan sus emprendimientos como alternativa para obtener un ingreso.

Después de las instancias de capacitación y seguimiento iniciadas hace más de seis meses, algunas mujeres ya se preparan para, por ejemplo, abrir un pequeño quiosco en la ruta, que atienda la demanda de agua caliente y minutas de los transportistas que trabajan en la industria forestal, explica Mariana Berger, referente regional de Microfinanzas para el litoral sur.

Además, en la zona trabaja una cooperativa de apicultoras que, con el asesoramiento del Programa, pudieron acceder a un microcrédito adecuado a las necesidades del grupo. Hoy en día, gracias al aumento de su capacidad de producción, exportan sus productos y pueden mantener a sus familias, asegura Berger.

El reto del APT es poder profundizar estas acciones enfocadas en el desarrollo económico local, a efecto de que las personas con espíritu emprendedor puedan convertirse en piezas clave para la transformación de las realidades de sus localidades.

 

Notícias Relacionadas

Os comentários são moderados. Para serem aceitos o cadastro do usuário deve estar completo. Não serão publicados textos ofensivos. A empresa jornalística não se responsabiliza pelas manifestações dos internautas.

Deixe uma resposta

Você deve estar Logando para postar um comentário.